Productora de eventos deportivos y culturales

Pedaleo > Noticias > Otras fuentes de noticias > Noticias AMATEUR > VUELTA A SEGOVIA2013

VUELTA A SEGOVIA2013

VUELTA A SEGOVIA2013

El equipo Mutua Levante - Delikia logró 6 de 9 clasificaciones

Asalto al podio del Mutua Levante - Delikia en la Vuelta a Segovia

 

Para la segunda y última etapa de la Vuelta Segovia 2013 el equipo alicantino Mutua Levante - Delikia, bajo las órdenes de su director José Vicente Peidro, planteó una carrera muy combativa desde salida con el objetivo de lograr una victoria de etapa y al final logró más que una victoria parcial, se llevó el liderato de la clasificación individual de la Vuelta a Segovia con Pedro García, además de otras cinco clasificaciones.

 

Pero antes de pasar por la línea de meta, entregar trofeos y clausurar la 51ª edición de la Vuelta Ciclista a Segovia, tendría que suceder muchas cosas.

 

A las 9:30 de la mañana los ciclistas bajaron a la Plaza de Artillería, en frente del Acueducto, donde se había montado el control de firmas, donde el speaker oficial de la Vuelta Ciclista a España, además de otros muchos eventos deportivos, Juan Mari Guajardo, fue animando la mañana segoviana.

 

Sobre las 9:45 comenzaron a firmar, un total de 88 ciclistas, debido a que en la etapa anterior 6 ciclistas se retiraron, otro llegó fuera de control y esa misma noche el director de Recambios Callejo decidía que su ciclista David De Pablos no tomara la salida por motivos de salud.

 

Mientras algunos marchaban a calentar unos minutos otros aprovecharon para inmortalizar el momento haciendo unas fotos individuales o de equipo con el Acueducto de fondo, para después reunirse con sus directores de equipo hasta que se diera la salida.

 

Un poco antes de las 10:30 se llamó a todos los ciclistas a la línea de salida, encabezados por los portadores de los maillots distintivos de la Vuelta: Azul para el líder de la Vuelta, David Francisco del Gomur - Cantabria Deportes - FerroAtlántica; Rojo para el líder de mejor segoviano, Alonso Sastre del Frío Julymar; Blanco para el líder de la general sub-23, David Casillas del Seguros Bilbao; Blanco con topos rojos para el mejor escalador, que aunque el titular era el mismo líder de la Vuelta, quedaba delegado al segundo clasificado, Willian Aranzazu. Ante todo el pelotón, se celebró el protocolario corte de cinta de manos del Concejal de Deportes Javier Arranz, que luego acompañaría la etapa en uno de los coches oficiales de la Vuelta, junto con José Carlos Valero, Presidente de la Unión Ciclista Segoviana,  la organizadora de la Vuelta.

 

Posteriormente todo el protagonismo fue para los ciclistas del pelotón, que desde la Plaza de Artillería marcharon neutralizados por las calles segovianas, buscando la salida de la ciudad por la Calle Carretera Villacastín, pasando antes por Avenida Padre Claret, Avenida Juan Carlos I y finalmente Calle Doctor Tapia.  Pasadas las dos curvas cerradas de esa carretera se dio el banderazo de salida.

 

El primer ataque fue de parte del segoviano Mario Arranz del Diputación de León - Arte en Transfer, pero no fue el único, tras él saltaron otros corredores provocando que el pelotón siguiera su inercia y se estirara rápidamente y marchara a toda velocidad al paso por la localidad de Hontoria y siguiendo con la misma dinámica hasta la localidad de Madrona, donde antes ya mostró sus intenciones de marcharse el ciclista ucraniano Oleg Chuzhda del conjunto Mutua Levante - Delikia. Pero el conjunto al completo del Gomur - Cantabria Deportes - FerroAtlántica  trabajó para controlar los primeros saltos.

 

Hasta que no se pasó por un repecho de menos de un kilómetro situado en la carretera N-110, pasada la localidad de Madrona a la altura del kilómetro 11, no se rompió definitivamente el pelotón. De los saltos que hubo, el que cuajó fue el del combativo Oleg Chuzhda, siguiendo las instrucciones iniciales de su director de tratar de meterse en la fuga para la lucha por la victoria de etapa, pero para eso aún restaban muchos kilómetros. Por detrás los saltos continuaban, obligando a saltar incluso al líder David Francisco del Gomur para controlar algunos saltos de corredores peligrosos bien clasificados en la general. Los que finalmente lograron ventaja respecto al pelotón, fueron Víctor Martín del Frío Julymar, Andrés Estudillo del Andalucía - Trebujena, Adrià Moreno del Atika Asmeval, Francisco García del Gsport - Valencia Terra i Mar, Iñaki Gozalbez del Mutua Levante - Delikia y José R. Martínez del Diputación de León - Arte en Transfer.

 

Antes del paso por la localidad de Fuentemilanos el escapado mantenía 15 segundos sobre sus perseguidores y 30 segundos sobre el pelotón. Entonces la carretera marchaba por un terreno de falsos llanos. Pero cuando Oleg Chuzhda vio que otro compañero de su equipo marchaba en el grupo perseguidor, decidió levantar el pie y que el grupo perseguidor le alcanzara, escapada que sin estar aún al completo como definitiva, sería la que desestabilizaría toda la carrera. En ese grupo el mejor clasificado era Francisco García que estaba décimo en la general a 1’40” del líder. Por detrás algunos ciclistas seguían atacando, pero las distancias con los escapados aumentaban, señal del buen entendimiento inicial que tuvieron. En el pelotón se marchaba con mucha tensión y ello provocó varias caídas de ciclistas, algunos de los cuales tuvieron que abandonar, además de algunos pinchazos y averías, como le pasó al segoviano Alonso Sastre que tuvo que cambiar de bicicleta al averiarse la suya.

 

A la altura del kilómetro 25, los escapados rozaban el minuto de ventaja, mientras que por detrás, lograron conseguir algo de ventaja otros tres ciclistas, el ruso Agasyan Vladislav del Frío Julymar, Pedro García del Mutua Levante - Delikia y Roberto Méndez del Diputación de León - Arte en Transfer. Por detrás había algunos que seguían probando, pero sin éxito. Tras el paso por la localidad de Vegas de Matute, la cabeza de carrera se encaró al primer paso puntuable del Premio de Montaña, una subida de unos 4 kilómetros con un desnivel de aproximadamente 200 metros y considerada como alto de tercera categoría. Fue entonces cuando Oleg Chuzhda lanzó un ataque donde se vio quiénes se encontraban más fuertes, saliendo con él únicamente Víctor Martín. Con unos segundos perdidos les seguía Adrià Moreno. Los demás componentes de la fuga mantuvieron el ritmo, perdiendo tiempo con la nueva cabeza de carrera. En el kilómetro 34, al paso por el Premio de Montaña, lo cruzaba en primera posición Oleg Chuzhda, seguido de Víctor Martín, ambos con 24 segundos de ventaja sobre Adrià Moreno, que pasaba tercero y se repartían tres, dos y un punto respectivamente. Con casi 40 segundos pasaban Andrés Estudillo, Francisco García, Iñaki Gozalbez y José R. Martínez, que en la siguiente bajada darían alcance a Adrià Moreno. El siguiente terceto de perseguidores ya ganaba más de medio minuto sobre el pelotón y tras ellos marchaba Ángel Gutiérrez del Recambios Callejo que lo probó en la subida junto con Francesc Pascual del Gsport - Valencia Terra i Mar. Pero ambos fueron neutralizados por el pelotón en la siguiente bajada. El pelotón iba comandado por el Gomur y con la colaboración del Seguros Bilbao, pero posiblemente, para mantener a todos los componentes, se subió a un ritmo de menor desgaste, dejándose más de tres minutos al paso por el alto de tercera categoría.

 

Mientras que los escapados encaraban un pequeño repecho de dos kilómetros para alcanzar de nuevo el cruce con la carretera N-110, por detrás marchaban sus perseguidores con casi 50 segundos perdidos. En esa misma subida, los directores de los equipos de Mutua Levante - Delikia y Diputación de León - Arte en Transfer, mandaron parar a Iñaki Gozalbez y José R. Martínez, respectivamente, para ayudar a sus compañeros de equipo que venían por detrás y que estaban ampliando su ventaja sobre el pelotón. Únicamente Agasyan Vladislav no consiguió mantener el ritmo y se descolgó. 

 

Por parte del Mutua Levante - Delikia las estrategias de carrera iban siguiendo su guión, por delante tenían un ciclista en cabeza de carrera con ciertas opciones para el triunfo de etapa y por detrás había se encontraba persiguiendo Pedro García, que era el mejor clasificado del equipo, séptimo en la general con 1’22” con el líder, que iba a ser ayudado por su compañero de equipo Iñaki Gozalbez, con el objetivo de que Pedro García mejorara puestos en la general y peleara sus opciones de hacer podio.

 

A la altura del cruce de la carretera N-110, cuando se cumplía la primera hora de carrera con una velocidad media de 43 km/h, en dirección de Abades, el dúo de cabeza de carrera marchaba con 1’26” de ventaja sobre Andrés Estudillo, Adrià Moreno y Francisco García. Tras ellos, con menos de 15 segundos trabajaban el cuarteto compuesto por los ciclistas del Diputación de León - Arte en Transfer, José R. Martínez y Roberto Méndez, mientras que por parte del Mutua Levante - Delikia, marchaban Pedro García e Iñaki Gozalbez. Unos kilómetros más adelante, se unirían los siete ciclistas, de modo que Oleg Chuzhda decidió no colaborar con Víctor Martín, para que así entraran los siete perseguidores y así ayudar a que entraran sus compañeros de equipo. Unión que se formó en el kilómetro 48, al paso por la localidad de Abades. Por detrás, el pelotón perseguidor había reducido la ventaja de los escapados a 2’30”, al paso de ese mismo punto.

 

Una vez que en cabeza de carrera había mas representación del Mutua Levante - Delikia y del Diputación de León - Arte en Transfer, los demás dejaron de colaborar, dejando el trabajo de los relevos a esos dos equipos. Al paso por Martín Miguel, 4 kilómetros después, el pelotón pasaba con 1’55” respecto a la escapada, por lo que seguían bajando las diferencias. En la siguiente localidad, Garcillán, se encontraba el Sprint Especial, a la altura del kilómetro 55 de carrera. No hubo ningún ataque, pasando en primera posición Oleg Chuzhda, seguido de José R. Martínez y Iñaki Gozalbez, repartiéndose tres, dos y un punto para esa clasificación que se llevaría Oleg Chuzhda. En ese punto, la ventaja sobre el pelotón aumentó a 2’15” y desde ese momento la ventaja oscilaría contínuamente en torno a los dos minutos.

 

La cabeza de carrera se dirigía hacia la segunda parte de la etapa, donde el calor se sumó a la dureza de los seis pasos en ascensión por el tramo adoquinado de 1,5 kilómetros en la Cuesta de los Hoyos seguido de otro kilómetro de asfalto que seguía ganando altitud para coronar el Alto de la Piedad, en un circuito de 10,5 kilómetros, al cual darían cinco vueltas tras el primer paso por meta.

 

La carrera parecía que se mantenía en esa diferencia en torno a los dos minutos además de no haber ningún movimiento. En cabeza de carrera trabajaban los mismos equipos al igual que en cabeza de pelotón.

 

En la primera subida del Alto de la Piedad, el ritmo de ascensión por la Cuesta de los Hoyos lo comandó José R. Martínez. Fue a mitad de subida donde Oleg Chuzhda decidió marcar un punto más en la subida, pero ninguno se descolgó, aunque tampoco ése era el objetivo, sino mantener e incluso ampliar su ventaja con el pelotón, para así ir desgastando al equipo que trabajaba en la persecución. En el primer paso por meta y durante la primera vuelta, volvían a dar relevos José R. Martínez e Iñaki Gozalbez. Mientras tanto el ritmo del pelotón se incrementaba recortando la ventaja a 1’50” al paso por meta, donde se encontraba el speaker Juan Mari Guajardo amenizando la carrera, teniendo palabras de ánimo para todos los ciclistas, además de ir contando la situación de carrera. En ese momento el numeroso pelotón iba perdiendo unidades, debido a que la velocidad con la que se había rodado y la fatiga acumulada del día anterior, comenzó a pasar factura. En esta primera ascensión, al coronar el Alto de la Piedad, había el segundo paso puntuable para el premio de la Montaña, que tampoco fue disputado y pasó en primera posición Oleg Chuzhda, seguido de Roberto Méndez e Iñaki Gozalbez, repartiéndose tres, dos y un punto respectivamente y convirtiéndose en nuevo líder del Premio de Montaña.

 

Antes de la segunda subida, llegando al Arco de la Fuencisla, Oleg Chuzhda se acercó a ver a su director de equipo para plantear la situación de carrera. Por un lado él había demostrado que se encontraba francamente fuerte y que podía plantearse atacar en alguna de las subidas con el objetivo de lograr la victoria de etapa, donde posiblemente el único que le podría plantar cara, era Víctor Martín que se había defendido de sus ataques en la subida de Vegas de Matute.

 

Por otro lado, su compañero de equipo Pedro García se encontraba a 1’22” del líder de la general, seguido de Francisco García que tan sólo perdía 18 segundos respecto a él. Viendo que por detrás los equipos se habían debilitado debido al trabajo que tuvieron que hacer para controlar la fuga y que por delante aún quedaban más ascensiones, se dieron cuenta que su planteamiento inicial de lanzar a Pedro García para coger algo de ventaja para que librarse de los posibles ataques entre los más fuertes del pelotón y así el encontrarse con ellos si llegaban a alcanzar a los escapados, para poder seguir con ellos, sus opciones pasaron de plantearse una pelea por subir al podio a poder asaltar el liderato de la Vuelta, ya que se encontraba bien y tenía a Oleg Chuzhda que renunció a sus opciones en favor de su compañero y de su equipo para trabajar desinteresadamente y así pelear por el triunfo en la general.

 

En la segunda subida, de nuevo el inicio lo marcó José R. Martínez y a continuación Oleg Chuzhda quien ya tomó el mando de cabeza de carrera para imponer su ritmo de ascensión casi hasta el final. El primero en descolgarse en esta ascensión fue Iñaki Gozalbez quien había hecho un gran trabajo de desgaste e incluso se había descolgado para entrar a su compañero de equipo Pedro García. Por detrás de cabeza de carrera el pelotón marchaba muy roto con apenas una treintena de ciclistas, donde incluso el líder tuvo que moverse a los saltos de algunos corredores que buscaban marcharse del pelotón. Pero cabeza de carrera al segundo paso por meta volvía a ampliar la ventaja a 2’15”. Paso que era puntuable para la Meta Volante y que tampoco fue disputado, siendo Oleg Chuzhda el primero en pasar, seguido de Víctor Martín y Andrés Estudillo. De modo que Oleg Chuzhda se hacía con otra clasificación. Terminando esa ascensión el que también se acabó descolgando fue otro buen trabajador, José R. Martínez que había hecho una buena labor de equipo ayudando a meterse en la fuga a su compañero de equipo Roberto Méndez, además de emplearse en la labor de dar relevos en cabeza de carrera.

 

Cuando se cumplía la segunda hora de carrera, la velocidad media seguía como la anterior hora, a 43 km/h, pero la dureza se iba acumulando y aún restaban otras cuatro subidas y casi 40 kilómetros para el final sin embargo, por detrás parecía no cambiar la situación, todo lo contrario, poco a poco la ventaja se iba ampliando, siendo Oleg Chuzhda el único que mantenía el pulso con el pelotón perseguidor, sin buscar relevos, trabajando para su compañero de equipo, Pedro García.

 

Fue en la tercera subida donde Oleg Chuzhda tensó por el tramo adoquinado para comprobar las fuerzas de sus rivales de la fuga. Los que más manifestaron la fatiga fueron, en primer lugar Roberto Méndez y poco después Adrià Moreno, pero ambos supieron sufrir para volver a enganchar, primero Adrià Moreno, que entraba de nuevo en cabeza de carrera antes del paso por meta y posteriormente en la bajada de Tejadilla donde contactó Roberto Méndez. En ese tercer paso por meta, la ventaja sobre el pelotón era de 2’30”.

 

Nada cambió durante la tercera vuelta, salvo un ataque de Roberto Méndez que lo probó al poco de entrar de nuevo en cabeza de carrera, intento que controló Oleg Chuzhda dándole alcance rápidamente. Como no se daban ningún relevo, la escapada mantenía la misma formación. Comandando el ritmo, Oleg Chuzhda, seguido de su compañero de equipo Pedro García, tras él, Víctor Martín, Andrés Estudillo, Francisco García, Roberto Méndez y Adrià Moreno. Pero estos dos últimos ya estaban muy fatigados y fue en la cuarta ascensión cuando terminaron por descolgarse definitivamente. Fue en esa misma subida donde, algunos del pelotón atacaron para recortar distancias con la escapada, pues a parte del líder, otros cuatro se encontraban en menos de un minuto y el podio aún no estaba decidido. Pero esos ataques destaparon la fatiga del líder de la general, David Francisco del Gomur.

 

Noticias que rápidamente llegaron a cabeza de carrera y alentaron al equipo Mutua Levante - Delikia a seguir con su trabajo porque comenzaron a verse con serias opciones de lograr el liderato, e incluso hacer un doblete. Pero aún no estaba decidido, ya que Francisco García del Gsport - Valencia Terra i Mar sólo perdía 18 segundos respecto a Pedro García, que seguía de líder virtual y aún quedaban más de 20 kilómetros. Rápidamente se solucionó esa situación, debido que al paso por la quinta ascensión, Francisco García perdía sus opciones de disputar el liderato e incluso de subir al podio al descolgarse debido a la fatiga. Pero no fue lo único que sucedió, pues a la altura de la Comisaría, a menos de un kilómetro de coronar la penúltima ascensión y con menos de 10 kilómetros a meta, Víctor Martín supo demostrar quién llegaba a final de carrera con más fuerzas y lanzó un ataque al que ya sólo pudo responder Pedro García y que pudo alcanzar con algo de dificultad, mientras que por detrás Andrés Estudillo y Oleg Chuzhda marchaban con claros síntomas de fatiga. En esa misma vuelta, el pelotón ya perdía más de tres minutos con los escapados y el líder acababa por descolgarse del pequeño pelotón perseguidor.

 

Pero tras la última bajada por Tejadilla, de camino a Zorroclín, Oleg Chuzhda lograba alcanzarles. El único que ya no pudo contactar y fue perdiendo metros con cabeza de carrera, fue Andrés Estudillo. De manera que todo quedó para la última ascensión. Los tres ciclistas que formaban cabeza de carrera hicieron la última subida, sin ningún ataque, sabedores de que lo importante era entrar con el máximo de ventaja sobre todos sus perseguidores, de manera que Oleg Chuzhda marcó el ritmo hasta la recta de meta, donde en los últimos metros Víctor Martín del Frío Julymar lanzó un sprint donde superó con facilidad a sus otros dos rivales y se hizo con la victoria de la segunda y última etapa de la Vuelta, pero en este caso, también el segundo puesto para Pedro García, tenía sabor especial, pues a falta de que entraran sus perseguidores a meta, se sabía vencedor de la Vuelta a Segovia 2013. Alegría que se sumó a la del equipo por la tercera posición de la etapa para Oleg Chuzhda además que también le valió para clasificarse segundo en la general.

 

Poco a poco fueron llegando, con más de un minuto Andrés Estudillo del Andalucía - Trebujena y poco después Francisco García del Gsport - Valencia Terra i Mar. El siguiente en entrar, fue Rubén Sánchez del Autronic - C.C. Vigués, el más fuerte del pelotón perseguidor, ya que sabiendo que cada segundo contaba para la general, lanzó un ataque para entrar a menos de tres minutos del vencedor y que le valió para ser tercero en la general de la Vuelta. El siguiente en entrar fue el maillot blanco David Casillas del Seguros Bilbao, que aunque lo perdió en beneficio del ganador de la Vuelta, demostró que había sido el mejor sub-20 de la carrera.

Ya con casi cuatro minutos entraron al sprint catorce ciclistas de los que quedaban del grupo perseguidor, entre los que se encontraba Mario Arranz del Diputación de León - Arte en Transfer. Mientras el resto de participantes terminaban la etapa y se hidrataban rápidamente, a la vez que compartían sus sensaciones con otros compañeros, se preparaba la ceremonia de podio. En la cara de la mayoría de los participantes se reflejaba la dureza que había tenido la etapa, marcada por el calor, el ritmo de la etapa además de sumarse al esfuerzo del día anterior y sobretodo la parte final, que para los escapados se trató de la supervivencia del más fuerte.

 

Con más de cinco minutos perdidos respecto al vencedor, entró el que hasta esa etapa había vestido el maillot de Líder de la General, David Francisco del Gomur. Hasta un total de 65 ciclistas lograban terminar la etapa, de los 88 que habían tomado la salido, que además de los que habían abandonado por caída, la dureza de la etapa quedó reflejada en los tiempos que marcaron los ciclistas según iban entrando, entrando el último con más de diez minutos perdidos respecto al vencedor.

 

Una vez todo preparado, el speaker Juan Mari Guajardo fue detallando la lista nominal de los vencedores de cada clasificación, llamándoles uno a uno para que recibieran de manos del Concejal de Deportes Javier Arranz los distintos maillots premios, ayudado de las azafatas del podio.

 

 

El primero en subir al podio fue David Casillas del Seguros Bilbao, para recoger el trofeo al mejor ciclista sub-20 de la Vuelta, siguiendo los pasos de su padre, Jorge Casillas, quien en 1992, corriendo en las filas del Portland - Iberia se proclamó vencedor de la clasificación general de la Vuelta a Segovia.

A continuación subió Oleg Chuzhda del Mutua Levante - Delikia para recoger el trofeo de las Metas Volantes, Sprint Especial y maillot blanco a topos rojos de Líder de la Montaña, patrocinado por Recambios Callejo.

 

Luego llamaron a Víctor Martín que corrió cedido con el Frío Julymar, pero que pertenece al conjunto Lizarte, para recoger el trofeo como vencedor de la etapa.

 

El ganador de la Vuelta a Segovia, Pedro García del Mutua Levante - Delikia también subió al podio para recibir el maillot blanco de Líder de la clasificación general sub-23, patrocinado por Calimark.

 

A continuación se hizo entrega del maillot rojo del Mejor Segoviano, patrocinado por Bicicletas Melero, a Mario Arranz del Diputación de León - Arte en Trasnfer, que logró finalizar la segunda y última etapa en el grupo perseguidor, en la 17ª posición, recuperó toda la ventaja que perdida con Alonso Sastre del Frío Julymar, que tuvo una etapa dura y con complicaciones al principio en forma de avería y que sólo pudo terminar en la 56ª posición.

 

Para finalizar la entrega de maillots, se volvió a llamar a Pedro García del Mutua Levante - Delikia, para ponerle el maillot azul, patrocinado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Segovia, como líder y vencedor de la Vuelta Ciclista a Segovia 2013.

 

Entonces fue el turno de la entrega de trofeos para los tres primeros de la clasificación general, siendo tercero Rubén Sánchez del Autronic - C.C. Vigués, segundo Oleg Chuzhda del Mutua Levante - Delikia y del mismo equipo, firmando un doblete, en primera posición subió Pedro García, quien se estrenaba en la categoría logrando una victoria de una vuelta por etapas.

 

El Mutua Levante - Delikia también se llevó la clasificación por equipos, firmando una gran actuación en la Vuelta Ciclista a Segovia 2013, destacadamente en la segunda etapa, aunque también lo hicieron en la primera al ser uno de los dos equipos con más representación en la fuga más importante de la que salió el primer ganador. Demostrando que en ocasiones si se lucha por unos objetivos, éstos no sólo se pueden llegar a cumplir, sino que también pueden llegar a ser premiados con algo mejor y no tan esperado.

 

Antes de despedir al público subieron todos los ganadores de las diferentes clasificaciones para ser aplaudidos y fotografiados una vez más y de esa manera despedir a toda la participación de la Vuelta, ciclistas, equipo técnico, jueces, organizadores, colaboradores, público, cuerpos de seguridad y cuerpos sanitarios… animándoles a que una vez más el año que viene estén para la que será la 52ª edición de la Vuelta Ciclista a Segovia y así vayan alejándose año tras año de las que ya fueron bodas de oro y así poder llegar a cumplir muchas ediciones más.

 

Fuente: J.J. García

 

 

Volver al índice - Noticias AMATEUR